Valle de Chalco convertido en un gigantesco dormitorio

martes, 16 de febrero de 2010

Ciudad Juárez

¿ES SUFICIENTE CON CAMBIAR LA SEDE DE LOS PODERES A CIUDAD JUAREZ?
Por Ernesto Partida Pedroza
Ciudad Juárez ha sido castigada por décadas con los malos políticos que han sido incapaces de resolver los crímenes que se han dado en esa ciudad.
Hablar de Ciudad Juárez es hablar de la alta criminalidad.
Mucho se ha hablado de la corrupción y de la impunidad como causas de los crímenes.
Como solución para ello se han implementado los cambios de la policía, se ha enviado al ejército que estuvo patrullando las calles de la ciudad y aún así de nada sirvió.
Ahora nos levantamos con la novedad de que los poderes del estado se trasladan a Ciudad Juárez para poner fin al problema, ¿Será esta la solución?
No lo creo, simplemente porque no se ha ido a las causas reales del problema.
El problema es tan grave que ya ha rebasado a todas las instituciones, a nadie se le hace caso, a los delincuentes no les asusta el ejercito, mucho menos las policías del estado ni del municipio.
Se solicito ya la presencia de los cascos azules, pues ni ellos podrían hacer algo al respecto, no es cuestión de leyes más severas, de políticos, de policías ni de tecnología ni nada de eso, la verdadera solución tendría que venir por otro lado.
¿Cuáles son las causas?
Esto tiene que ver con la baja calidad en la educación a todos los niveles, que por cierto no es exclusivo de Ciudad Juárez, sino es algo común en todo el país.
Tiene que ver con la ausencia de valores en las familias, en las escuelas y sobre todo, en los medios de comunicación.
La ausencia de valores en la sociedad ha dado lugar a multitud de problemas que han dado como resultado una baja autoestima tanto en los victimarios como en las víctimas.
La sociedad ha depositado su seguridad en los gobiernos corruptos que ella misma ha elegido.
Ha dejado de tomar la responsabilidad que a ella le toca: la educación de sus hijos.
Muchos de los delincuentes son los mismos hijos que sus padres fan fallado en darle una educación de calidad.
Algo que seguramente se transpira en ciudad Juárez es el miedo y esta emoción nos indica una baja autoestima.
El miedo de la sociedad es la consecuencia de un deber incumplido.
Los criminales no son seres extraterrestres venidos de otros mundos, ellos son originarios de Ciudad Juárez o de algunas otras ciudades del país.
Ellos fueron formados como criminales desde el hogar. Muchos expedientes de quienes han pisado las cárceles pueden confirmar estas aseveraciones.
Luego entonces, se puede hacer mucho desde la familia y de todas las instituciones que tienen que ver con la responsabilidad de apoyar a las familias.
Habrá que revisar lo que se hace en las familias de los juarenses y planear algo al respecto.
Las instituciones que más influyen sobre las familias son las escuelas y los medios de comunicación.
Es indispensable revisar entonces los contenidos que se tienen tanto las instituciones de educación, cultura, así como los medios de comunicación.
Se puede pensar que las acciones que se desprendan de esa revisión serían lentas, no lo creo así, porque si se estudia de verdad, necesariamente se podrán encontrar las formas para poder influir en los juarenses a tomar una actitud diferente.
Esto implica un cambio profundo en los contenidos de los medios de comunicación.
Los actuales contenidos solo tienen que ver con la descripción de que manera México se cae a pedazos.
Por supuesto que no podemos esperar las soluciones venidas solo de los políticos, ni de los periodistas y mucho menos de los políticos metidos de policías. Necesariamente se deberá conformar un equipo de los profesionales de la conducta, antropólogos, sociólogos, publicistas y otros profesionales que tengan las ideas para sembrar el cambio en la mentalidad de los juarenses.
La sociedad juarense esta obligada a crear un movimiento que trascienda su propio miedo, debe saber que más allá del miedo solo existe la libertad.
Urge que la misma sociedad juarense exija a sus instituciones de cultura, educación y sobre todo, a los medios de comunicación locales que cumplan verdaderamente con sus funciones, que ya dejen de colaborar con el crimen organizado.
Los medios de comunicación no tienen derecho a solo ser testigos de la historia, están obligados a ser los protagonistas del cambio en Ciudad Juárez.

suenomexicano@yahoo.com.mx

No hay comentarios.: