Valle de Chalco convertido en un gigantesco dormitorio

miércoles, 19 de enero de 2011

Una secta antisocial encabezada por el edil del PRI, Rolando Castellanos Hernández, gobierna al municipio de La Paz


Opera en el municipio de La Paz “Escuadrón de la muerte”
*El maléfico de Rolando Castellanos, es el enemigo número uno del pueblo

Por: Honorio Ramírez Espinoza.
Una secta antisocial encabezada por el edil del PRI, Rolando Castellanos Hernández, gobierna al municipio de La Paz, exhibe un egoísmo brutal, sus feroces impulsos criminales y su enajenación psicológica. El gobierno local
Falto de consideración alguna y moralidad, ahí prevalece la mente enfermiza de la criminalidad y la violencia priísta.
Tras hacerse de poder los “engendros de la violencia priísta”, Rolando Castellanos y su gavilla de ladrones resultaron más voraces que gobiernos anteriores emanados del tricolor, entre ellos establecen regalías, privilegios y tributos cuyo resultado ha sido la creación de delincuentes burocráticos, de acuerdo a sus orígenes, de mafiosos sin escrúpulos.
Los “barones” del “secuestro”, traficantes de droga, tratantes de blancas, invasores de tierras, asesinos, violadores, contrabandistas, asaltantes y pederastas del PRI, dueños absolutos de la administración en el municipio de La Paz, con el dinero del erario pretenden condicionar los legados de la Constitución que garantiza la libertad, democracia, honor y la vida social del pueblo bajo los signos del terror.
La degradación del PRI gobierno, ya no siquiera podría pasar como una gloriosa batalla entre funcionarios de jerarquía de imagen limpia y funcionarios socios; porque la corrupción infiltra y envuelve a toda la familia gobernante, convertida por una extensa red de alianzas con el hampa en una mafia que abarca todas las esferas de la vida social, constituyéndose como el enemigo número uno del pueblo de Los Reyes, La Paz.
El PRIRobando Castellanos Hernández, representa todas las ambiciones por hablar de la máxima jerarquía, incrustados en la cúpula del gobierno y en los negocios gansteriles, lo cual el gobierno local lejos de enderezar el rumbo lo empuja hacia el abismo del terror y la violencia priísta contra la sociedad civil.
La podredumbre que brota de los encargados de la administración municipal y la seguridad pública, como todos los ententes regentados por el PRI-gobierno, muestra que la amenaza de disolución y muerte contra la población no proviene de individuos aislados y marginados, sino de miembros influyentes y representativos de la familia en el poder, comprometida con aquellos, a grado tal que esta misma ha degenerado en “mafia criminal del PRI”.
Las fichas informativas señalan que una decena de integrantes del gobierno priísta tiene antecedentes comparados con el crimen organizado, algunos tienen en su haber asaltos con violencia, secuestros, violaciones, fraudes, despojos, invasiones de tierras y hasta crímenes.
Otro asesinato, por tortura de un ciudadano, el pasado 29 de septiembre, perpetrado por dos policías municipales en las galeras del palacio local, se suma a otros cometidos por la mafia que encabeza el edil, Rolando Castellanos y su hija Iraní.
Los hechos de homicidio quedaron registrados en la Averiguación Previa LR/III/3802/2010, esto es sólo un detonante más de la mentalidad criminal del alcalde Castellanos Hernández y la forma de cómo el poder que le da el PRI ya lo desquició.
Así, el municipio de La Paz, por fuera y por encima de la ley se vive un estado de ilegalidad, brutalidad policiaca y de absoluta impunidad a sus fechorías, para la banda de criminales que dirige Rolando Castellanos, operan ya de manera similar a los cárteles de la droga, con la total protección que brinda el estado.
La Corneada

No hay comentarios.: