Tesorero de Valle de Chalco

TESORERO DE VALLE DE CHALCO DE TORPE CONDUCTA, MITOMANO Y PERVERSO. TEXTO Y VIDEO DE A. SAAVEDRA. Javier Pérez Rivera, actual Tesorero Burricipal del Municipio de Valle de Chalco, cínico bloquea rampa y espacios Para discapacitados, negando pagar diez pesos al estacionamiento, dejando en absoluto bloqueo la entrada Para las personas más vulnerables, hacia el Palacio de Gobierno, denuncia con valentía y arrojo el minusválido JULIO HERNANDEZ a este faccioso funcionario, solapado por el Edil Ramón Montalvo, quien también autorizó el cobro de cuatro pesos a los baños instalados en el mismo Edificio de Gobierno, este par de rufianes, enemigos de la comunidad Chalquense, están acordes en sangrar la estabilidad de la vida cotidiana de esta comunidad, así lo expresa continuamente JULIO HERNANDEZ, con “palabras subjetivas” quien sufre las consecuencias erráticas de esta mancuerna satánica sin solvencia física, para atender los asuntos de personas en severos problemas de discapacitación Además acotó que el corrupto Alcalde y su gavilla de retrogradas crearon un ilícito negocio para su pestilente EGO, que las familias de contribuyentes que acuden a Palacio Municipal, con el fin de cumplir con sus impuestos, se encontraron con la novedad, que los Sanitarios Públicos, están el actualidad privatizados teniendo un costo de cuatro pesos, a pesar se entiende que son gratuitos para todas las personas que tienen la necesidad imperante y se avizora un quebranto de ley, por esta denigrante Administración que afrenta y vulnera las necesidad de los afectados, solo es servicio exclusivo de este aberrante y torpe Gobierno, Continuara…

domingo, 19 de octubre de 2014

El lider del Sindicuento Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete sde sus hijos

El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete sde sus hijos, que en conjunto representan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un egreso de más de un millón 700 mil pesos al año.
Una investigación realizada por EL UNIVERSAL revela que Vallejo Barragán tiene a tres de sus hijos en nómina; el tesorero del sindicato a dos, y el secretario de Conflictos a otros dos, todos con un sueldo que va de los 15 a los 30 mil pesos mensuales.
Pero esta costumbre de incluir a familiares en la nómina del IMSS y convertirlos en “comisionados” no es nueva, corresponde a las mismas prácticas del antecesor de Vallejo, Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien mantuvo por años en la nómina a una docena de familiares directos. 
Altos sueldos y prestaciones
El actual secretario general del SNTSS, Manuel Vallejo Barragán, tiene a tres de sus hijos en la nómina de la institución, “comisionados” a labores sindicales, es decir, no necesitan cubrir una jornada laboral para ganarse un sueldo y acumular antigüedad.
Ellos son Manuel, Clara y Margarita Vallejo Cisneros, con sueldos mensuales de 16 mil 313 pesos para el primero, y de 15 mil 801 pesos para cada una de las mujeres.
Entre otras prestaciones, los hijos del sindicalista reciben primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año equivalente a tres meses de sueldo, 16 días hábiles de vacaciones, fondo de ahorro, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y pago de guardería. Además, generan antigüedad, lo que los llevará a tener jubilación vitalicia.
El ingreso más reciente es el de Margarita, de 19 años, que dio alta hace poco más de nueve meses —16 de diciembre de 2013—, y que en este lapso ya fue nombrada “Jefe de Oficina A” en los edificios centrales, y comisionada sindical. Su matrícula de empleada es la 98386419.
Esto a pesar de que la joven no reúne el perfil necesario para el puesto gremial, porque no fue elegida por sus compañeros, sino por designación directa, acusa José Arturo Calva Pérez, fundador de la Coordinadora Nacional en Defensa de los Derechos Humanos de los Trabajadores Activos y Jubilados de la Seguridad Social.
Otra hija comisionada del líder sindical es Clara, de 31 años, tiene cinco años y nueve meses de antigüedad —alta el 19 de diciembre de 2008—, con matrícula de empleada 99183207. Es jefa de oficina en el estado de Morelos, de donde es originario su padre.
Manuel, hijo del líder, tiene alta como abogado y también está comisionado en Morelos. Su puesto es “Abogado 80”, tiene 28 años y entró al IMSS en febrero de 2011.
Manuel Vallejo Barragán
Según consta en documentos en poder de EL UNIVERSAL, este modelo de protección familiar también lo aplican otros dirigentes del sindicato, como el biólogo Eduardo Barrera Romero, secretario Tesorero del gremio. Él tiene a dos hijos en la nómina del IMSS como comisionados: Eduardo y Daniel Barrera Arambarri.
Daniel, además de ser comisionado del IMSS, ostenta un cargo de digitalizador y supervisor de control de calidad de archivos sonoros en la Fonoteca Nacional, que pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); es decir, tiene dos salarios de puestos públicos.
Consultado por este diario, el joven aceptó trabajar en el IMSS y ser comisionado del SNTSS. “Yo sí me desempeño en ese lugar”, expresó, aunque no pudo explicar cuáles son sus funciones como comisionado.
Calva Pérez aseguró que es una práctica común de los funcionarios sindicales ingresar a sus familiares y comisionarlos, aunque éstos no realicen ninguna actividad en el SNTSS.
“Ingresar a familiares y comisionarlos al sindicato es abuso de poder en perjuicio de la institución y del erario, ya que no tienen ninguna actividad a cargo en el sindicato y el sueldo que perciben es por una actividad laboral de acuerdo a las características del puesto”, acusa.
Daniel y su hermano están en la categoría “N60 Coordinador Técnico A”, con un ingreso mensual de 32 mil 16 pesos cada uno. Entre sus prestaciones está la ayuda para el pago de renta de casa, estímulos por asistencia y puntualidad, apoyo para despensa, primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y fondo de ahorro.
Otro de los líderes de la cúpula sindical del SNTSS es el químico Adolfo Pineda Díaz, quien se desempeña como secretario de Conflictos. Tiene a dos hijos, Juan Adolfo y Juan Jesús Pineda Villanueva, dentro de la nómina del IMSS y con cargos de comisionados sindicales. Ambos perciben un sueldo de 15 mil 801 pesos.
Este diario solicitó entrevista con el líder del sindicato Manuel Vallejo, pero hasta el cierre de esta edición no fue concedida. 
El aprendiz y el maestro
De acuerdo con documentos recabados por Calva Pérez, hasta 12 familiares directos de Valdemar Gutiérrez —antecesor y maestro de Manuel Vallejo— pasaron de ostentar sueldos de 3 mil pesos mensuales a salarios de más de 30 mil pesos, sin haber hecho exámenes pertinentes ni tener el perfil requerido para sus cargos.
Por ejemplo, una hermana de Valdemar, Silvia Gutiérrez Fragoso, ocupa una plaza como Coordinadora de Programas categoría N57, por la que percibe un sueldo de 27 mil 846 pesos; antes era enfermera y recibía 7 mil 612 pesos. 
En nómina también están otros siete hermanos: Óscar, Sergio, Rosa María, Verónica, Jaime, César y Arturo Gutiérrez Fragoso, así como siete cuñados, todos de apellidos Botello Amante. 
Valdemar también aseguró a dos hijos, uno de ellos era Ariel Gutiérrez Botello, fallecido en 2009. Por su muerte se generó una pensión que cobra su mamá —de 20 mil 800 pesos— con el cargo de médico familiar. Pero, según documentos de la Coordinadora, en vida el joven era estudiante, no médico titulado, y tenía una plaza de auxiliar de oficina, de 2 mil 641 pesos. Además, según su acta de defunción, no era soltero. “Entonces es un doble fraude: porque está el reconocimiento de que no era doctor y que existe una beneficiaria, la esposa, a la cual se le está violando el derecho de recibir una pensión”, considera Calva Pérez. 
El otro hijo del dirigente declarado médicamente incapacitado es Valdemar Gutiérrez Botello, que está en la nómina con la categoría más alta —N63— y gana cerca de 35 mil pesos al mes, cuando antes percibía 5 mil 283 pesos. 
Los dos ‘camaleones’
Manuel Vallejo Barragán fue secretario particular y secretario del Trabajo durante la gestión de Valdemar Gutiérrez —2006 a 2012—, fue un incondicional que siempre le dio su apoyo, sobre todo cuando el líder sindical amplió el periodo de su dirigencia de cuatro a seis años y cambió los estatutos para poder reelegirse, prologando su liderato hasta 2018.
También apoyó a su líder en 2009, cuando éste decidió dejar su militancia en el PRI para irse al PAN y obtener una diputación. En marzo de 2012 lo volvió a hacer, cuando Valdemar le dio su respaldo a la entonces candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota.
Pero en la segunda mitad de 2012, cuando el PRI recuperó la Presidencia y Valdemar quedó médicamente incapacitado tras una serie de infartos, Vallejo tomó el control del sindicato por herencia de su ex jefe y asumió el cargo de secretario general el 14 de octubre de 2012.
Al tomar el poder, Vallejo Barragán siguió los pasos de Valdemar y empezó a realinear sus intereses. A mediados de 2013, el doctor se afilió al tricolor y expresó: “Mi afiliación al PRI es un acto de absoluta convicción. Creo en el liderazgo de este gran partido, comparto sus principios de justicia social y su defensa inquebrantable de los derechos laborales de la base trabajadora”. 
La nueva cara priísta del líder sindical vino acompañada de una estrategia de represión, denunciaron trabajadores disidentes del IMSS. En mayo pasado mostraron documentos donde el secretario del Exterior del SNTSS, Luis Alonso Barragán, pedía a los secretarios de las secciones sindicales que indagaran las preferencias partidarias de los trabajadores. 
Ismael Bautista, líder de la organización disidente Movimiento Nacional de Trabajadores del IMSS, acusó que así como ahora Vallejo ofrece el sindicato al PRI, en el sexenio pasado Valdemar ofertó al PAN de Felipe Calderón el voto de los sindicalizados, a cambio de que lo apoyaran en la reelección de su dirigencia. 
Gastos sin comprobar
Las finanzas del IMSS agonizan. Eso lo sabe la dirigencia sindical que, pese a las explicaciones del instituto, no repara en solicitar diversos incrementos que, en gran parte, van a parar a sus cuentas sin necesidad de transparentarlos.
Una lectura de los pliegos petitorios del periodo 2004-2013, obtenidos con base en la ley de transparencia, muestran cómo el IMSS ha autorizado casi todo lo que el SNTSS le ha solicitado, aun en contra de sus finanzas.
Un ejemplo es que mientras en 2010 le transfirieron 10 millones de pesos para reconocimiento al personal, el año pasado la bolsa alcanzó los 16 millones de pesos y los apoyos para acción deportiva pasaron de 14 a 21 millones.
A pesar de que estos recursos provienen del erario público, el sindicato no tiene la obligación de entregar comprobantes o facturas de los gastos, sólo está obligado a emitir una constancia de recibo, según respondió la Unidad de Enlace del IMSS a una petición de información realizada por este diario en junio pasado.
“De acuerdo al procedimiento para el trámite de pago de prestaciones de carácter económico al SNTSS, para recibir los importes que se señalan en las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo, el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social emite un ‘recibo de pago’ en hoja membretada firmado por el secretario general y el tesorero [del sindicato]”, contestó el IMSS.
El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete de sus hijos, que en conjunto representan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un egreso de más de un millón 700 mil pesos al año.
Una investigación realizada por EL UNIVERSAL revela que Vallejo Barragán tiene a tres de sus hijos en nómina; el tesorero del sindicato a dos, y el secretario de Conflictos a otros dos, todos con un sueldo que va de los 15 a los 30 mil pesos mensuales.
Pero esta costumbre de incluir a familiares en la nómina del IMSS y convertirlos en “comisionados” no es nueva, corresponde a las mismas prácticas del antecesor de Vallejo, Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien mantuvo por años en la nómina a una docena de familiares directos. 
Altos sueldos y prestaciones
El actual secretario general del SNTSS, Manuel Vallejo Barragán, tiene a tres de sus hijos en la nómina de la institución, “comisionados” a labores sindicales, es decir, no necesitan cubrir una jornada laboral para ganarse un sueldo y acumular antigüedad.
Ellos son Manuel, Clara y Margarita Vallejo Cisneros, con sueldos mensuales de 16 mil 313 pesos para el primero, y de 15 mil 801 pesos para cada una de las mujeres.
Entre otras prestaciones, los hijos del sindicalista reciben primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año equivalente a tres meses de sueldo, 16 días hábiles de vacaciones, fondo de ahorro, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y pago de guardería. Además, generan antigüedad, lo que los llevará a tener jubilación vitalicia.
El ingreso más reciente es el de Margarita, de 19 años, que dio alta hace poco más de nueve meses —16 de diciembre de 2013—, y que en este lapso ya fue nombrada “Jefe de Oficina A” en los edificios centrales, y comisionada sindical. Su matrícula de empleada es la 98386419.
Esto a pesar de que la joven no reúne el perfil necesario para el puesto gremial, porque no fue elegida por sus compañeros, sino por designación directa, acusa José Arturo Calva Pérez, fundador de la Coordinadora Nacional en Defensa de los Derechos Humanos de los Trabajadores Activos y Jubilados de la Seguridad Social.
Otra hija comisionada del líder sindical es Clara, de 31 años, tiene cinco años y nueve meses de antigüedad —alta el 19 de diciembre de 2008—, con matrícula de empleada 99183207. Es jefa de oficina en el estado de Morelos, de donde es originario su padre.
Manuel, hijo del líder, tiene alta como abogado y también está comisionado en Morelos. Su puesto es “Abogado 80”, tiene 28 años y entró al IMSS en febrero de 2011.
Según consta en documentos en poder de EL UNIVERSAL, este modelo de protección familiar también lo aplican otros dirigentes del sindicato, como el biólogo Eduardo Barrera Romero, secretario Tesorero del gremio. Él tiene a dos hijos en la nómina del IMSS como comisionados: Eduardo y Daniel Barrera Arambarri.
Daniel, además de ser comisionado del IMSS, ostenta un cargo de digitalizador y supervisor de control de calidad de archivos sonoros en la Fonoteca Nacional, que pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); es decir, tiene dos salarios de puestos públicos.
Consultado por este diario, el joven aceptó trabajar en el IMSS y ser comisionado del SNTSS. “Yo sí me desempeño en ese lugar”, expresó, aunque no pudo explicar cuáles son sus funciones como comisionado.
Calva Pérez aseguró que es una práctica común de los funcionarios sindicales ingresar a sus familiares y comisionarlos, aunque éstos no realicen ninguna actividad en el SNTSS.
“Ingresar a familiares y comisionarlos al sindicato es abuso de poder en perjuicio de la institución y del erario, ya que no tienen ninguna actividad a cargo en el sindicato y el sueldo que perciben es por una actividad laboral de acuerdo a las características del puesto”, acusa.
Daniel y su hermano están en la categoría “N60 Coordinador Técnico A”, con un ingreso mensual de 32 mil 16 pesos cada uno. Entre sus prestaciones está la ayuda para el pago de renta de casa, estímulos por asistencia y puntualidad, apoyo para despensa, primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y fondo de ahorro.
Otro de los líderes de la cúpula sindical del SNTSS es el químico Adolfo Pineda Díaz, quien se desempeña como secretario de Conflictos. Tiene a dos hijos, Juan Adolfo y Juan Jesús Pineda Villanueva, dentro de la nómina del IMSS y con cargos de comisionados sindicales. Ambos perciben un sueldo de 15 mil 801 pesos.
Este diario solicitó entrevista con el líder del sindicato Manuel Vallejo, pero hasta el cierre de esta edición no fue concedida. 
El aprendiz y el maestro
De acuerdo con documentos recabados por Calva Pérez, hasta 12 familiares directos de Valdemar Gutiérrez —antecesor y maestro de Manuel Vallejo— pasaron de ostentar sueldos de 3 mil pesos mensuales a salarios de más de 30 mil pesos, sin haber hecho exámenes pertinentes ni tener el perfil requerido para sus cargos.
Por ejemplo, una hermana de Valdemar, Silvia Gutiérrez Fragoso, ocupa una plaza como Coordinadora de Programas categoría N57, por la que percibe un sueldo de 27 mil 846 pesos; antes era enfermera y recibía 7 mil 612 pesos. 
En nómina también están otros siete hermanos: Óscar, Sergio, Rosa María, Verónica, Jaime, César y Arturo Gutiérrez Fragoso, así como siete cuñados, todos de apellidos Botello Amante. 
Valdemar también aseguró a dos hijos, uno de ellos era Ariel Gutiérrez Botello, fallecido en 2009. Por su muerte se generó una pensión que cobra su mamá —de 20 mil 800 pesos— con el cargo de médico familiar. Pero, según documentos de la Coordinadora, en vida el joven era estudiante, no médico titulado, y tenía una plaza de auxiliar de oficina, de 2 mil 641 pesos. Además, según su acta de defunción, no era soltero. “Entonces es un doble fraude: porque está el reconocimiento de que no era doctor y que existe una beneficiaria, la esposa, a la cual se le está violando el derecho de recibir una pensión”, considera Calva Pérez. 
El otro hijo del dirigente declarado médicamente incapacitado es Valdemar Gutiérrez Botello, que está en la nómina con la categoría más alta —N63— y gana cerca de 35 mil pesos al mes, cuando antes percibía 5 mil 283 pesos. 
Los dos ‘camaleones’
Manuel Vallejo Barragán fue secretario particular y secretario del Trabajo durante la gestión de Valdemar Gutiérrez —2006 a 2012—, fue un incondicional que siempre le dio su apoyo, sobre todo cuando el líder sindical amplió el periodo de su dirigencia de cuatro a seis años y cambió los estatutos para poder reelegirse, prologando su liderato hasta 2018.
También apoyó a su líder en 2009, cuando éste decidió dejar su militancia en el PRI para irse al PAN y obtener una diputación. En marzo de 2012 lo volvió a hacer, cuando Valdemar le dio su respaldo a la entonces candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota.
Pero en la segunda mitad de 2012, cuando el PRI recuperó la Presidencia y Valdemar quedó médicamente incapacitado tras una serie de infartos, Vallejo tomó el control del sindicato por herencia de su ex jefe y asumió el cargo de secretario general el 14 de octubre de 2012.
Al tomar el poder, Vallejo Barragán siguió los pasos de Valdemar y empezó a realinear sus intereses. A mediados de 2013, el doctor se afilió al tricolor y expresó: “Mi afiliación al PRI es un acto de absoluta convicción. Creo en el liderazgo de este gran partido, comparto sus principios de justicia social y su defensa inquebrantable de los derechos laborales de la base trabajadora”. 
La nueva cara priísta del líder sindical vino acompañada de una estrategia de represión, denunciaron trabajadores disidentes del IMSS. En mayo pasado mostraron documentos donde el secretario del Exterior del SNTSS, Luis Alonso Barragán, pedía a los secretarios de las secciones sindicales que indagaran las preferencias partidarias de los trabajadores. 
Ismael Bautista, líder de la organización disidente Movimiento Nacional de Trabajadores del IMSS, acusó que así como ahora Vallejo ofrece el sindicato al PRI, en el sexenio pasado Valdemar ofertó al PAN de Felipe Calderón el voto de los sindicalizados, a cambio de que lo apoyaran en la reelección de su dirigencia. 
Gastos sin comprobar
Las finanzas del IMSS agonizan. Eso lo sabe la dirigencia sindical que, pese a las explicaciones del instituto, no repara en solicitar diversos incrementos que, en gran parte, van a parar a sus cuentas sin necesidad de transparentarlos.
Una lectura de los pliegos petitorios del periodo 2004-2013, obtenidos con base en la ley de transparencia, muestran cómo el IMSS ha autorizado casi todo lo que el SNTSS le ha solicitado, aun en contra de sus finanzas.
Un ejemplo es que mientras en 2010 le transfirieron 10 millones de pesos para reconocimiento al personal, el año pasado la bolsa alcanzó los 16 millones de pesos y los apoyos para acción deportiva pasaron de 14 a 21 millones.
A pesar de que estos recursos provienen del erario público, el sindicato no tiene la obligación de entregar comprobantes o facturas de los gastos, sólo está obligado a emitir una constancia de recibo, según respondió la Unidad de Enlace del IMSS a una petición de información realizada por este diario en junio pasado.
“De acuerdo al procedimiento para el trámite de pago de prestaciones de carácter económico al SNTSS, para recibir los importes que se señalan en las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo, el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social emite un ‘recibo de pago’ en hoja membretada firmado por el secretario general y el tesorero [del sindicato]”, contestó el IMSS. 

 EL UNIVERSAL.

Abogado denuncia a delegado del IMSS por retener pensiones de jubilados en Morelos

 10
 112
 0
El presidente del Colegio de Abogados de Morelos en ayuda a jubilados. Foto: Arturo León Hidalgo
El presidente del Colegio de Abogados de Morelos en ayuda a jubilados. Foto: Arturo León Hidalgo
Por Arturo León Hidalgo
CUERNAVACA, Morelos.- El presidente del Colegio Morelense de Abogados, Juan Juárez Rivas denunció al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social de Morelos, (IMSS) Manuel Abe Almada, por retener las pensiones a más de 10 mil jubilados del Estado.
Además Juárez Rivas se refirió al delegado como “una persona prepotente, se cree el dueño del IMSS, y yo he tratado de hablar con él y me cierra la puerta y está custodiado por policías No recibe a nadie, no resuelve nada y los problemas se agudizan”.
El abogado Juan Juárez explicó que la mayoría de los afectados que no reciben sus pensiones son mayores de 65 años, y que son obligados a ir a los Tribunales Federales, para que reclamen judicialmente sus derechos a sus pensiones. “De la Junta Federal que está en Morelos, el 85 por ciento de las demandas son en contra del Seguro Social”, señaló.
“Los trabajadores mueren y las viudas tienen que seguir con la demanda, y entonces el procedimiento se alarga, el reclamo es que el delegado cumpla con su obligación”. El jurista lamentó que este hecho afecte a miles de familias de los jubilados morelenses, “como no le dan sus pensiones tampoco les dan atención médica, y se convierte en un gran problema. He recibido cuando menos 48 llamadas de personas que piden auxilio, porque el delegado Manuel Abe no los quiere recibir, o algunos no pueden moverse de sus casas porque no pueden caminar o no tienen dinero para trasladarse a reclamar sus pensiones”.
El abogado -durante la entrevista- recordó que desde hace tres años el delegado del Seguro Social de este estado comenzó a retener las pensiones sin justificación alguna. “El presidente de la Junta de Federal de Conciliación y Arbitraje le pidió incluso que atienda adecuadamente a los solicitantes de pensiones para que no saturen los Tribunales Laborales”, explicó el abogado, sin embargo el delegado no respondió a la petición.
Por ultimo, el jurista Juan Juárez Rivas, dijo a Los Ángeles Press, que “cuando el jubilado acude al Tribunal y gana, el Seguro Social se va al amparo y después de un año el Seguro Social pierde el amparo, y esto es sólo para prolongar la agonía de los jubilados y sus familias. Se trata de una violación a los Derechos Humanos de ellos”.
- See more at: http://www.losangelespress.org/abogado-denuncia-a-delegado-del-imss-por-retener-pensiones-de-jubilados-en-morelos/#sthash.FJb94rIh.loyxNniC.dpuf

Abogado denuncia a delegado del IMSS por retener pensiones de jubilados en Morelos

 10
 112
 0
El presidente del Colegio de Abogados de Morelos en ayuda a jubilados. Foto: Arturo León Hidalgo
El presidente del Colegio de Abogados de Morelos en ayuda a jubilados. Foto: Arturo León Hidalgo
Por Arturo León Hidalgo
CUERNAVACA, Morelos.- El presidente del Colegio Morelense de Abogados, Juan Juárez Rivas denunció al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social de Morelos, (IMSS) Manuel Abe Almada, por retener las pensiones a más de 10 mil jubilados del Estado.
Además Juárez Rivas se refirió al delegado como “una persona prepotente, se cree el dueño del IMSS, y yo he tratado de hablar con él y me cierra la puerta y está custodiado por policías No recibe a nadie, no resuelve nada y los problemas se agudizan”.
El abogado Juan Juárez explicó que la mayoría de los afectados que no reciben sus pensiones son mayores de 65 años, y que son obligados a ir a los Tribunales Federales, para que reclamen judicialmente sus derechos a sus pensiones. “De la Junta Federal que está en Morelos, el 85 por ciento de las demandas son en contra del Seguro Social”, señaló.
“Los trabajadores mueren y las viudas tienen que seguir con la demanda, y entonces el procedimiento se alarga, el reclamo es que el delegado cumpla con su obligación”. El jurista lamentó que este hecho afecte a miles de familias de los jubilados morelenses, “como no le dan sus pensiones tampoco les dan atención médica, y se convierte en un gran problema. He recibido cuando menos 48 llamadas de personas que piden auxilio, porque el delegado Manuel Abe no los quiere recibir, o algunos no pueden moverse de sus casas porque no pueden caminar o no tienen dinero para trasladarse a reclamar sus pensiones”.
El abogado -durante la entrevista- recordó que desde hace tres años el delegado del Seguro Social de este estado comenzó a retener las pensiones sin justificación alguna. “El presidente de la Junta de Federal de Conciliación y Arbitraje le pidió incluso que atienda adecuadamente a los solicitantes de pensiones para que no saturen los Tribunales Laborales”, explicó el abogado, sin embargo el delegado no respondió a la petición.
Por ultimo, el jurista Juan Juárez Rivas, dijo a Los Ángeles Press, que “cuando el jubilado acude al Tribunal y gana, el Seguro Social se va al amparo y después de un año el Seguro Social pierde el amparo, y esto es sólo para prolongar la agonía de los jubilados y sus familias. Se trata de una violación a los Derechos Humanos de ellos”.
- See more at: http://www.losangelespress.org/abogado-denuncia-a-delegado-del-imss-por-retener-pensiones-de-jubilados-en-morelos/#sthash.FJb94rIh.loyxNniC.dpuf
Por Arturo León Hidalgo
CUERNAVACA, Morelos.- El presidente del Colegio Morelense de Abogados, Juan Juárez Rivas denunció al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social de Morelos, (IMSS) Manuel Abe Almada, por retener las pensiones a más de 10 mil jubilados del Estado.
Además Juárez Rivas se refirió al delegado como “una persona prepotente, se cree el dueño del IMSS, y yo he tratado de hablar con él y me cierra la puerta y está custodiado por policías No recibe a nadie, no resuelve nada y los problemas se agudizan”.
El abogado Juan Juárez explicó que la mayoría de los afectados que no reciben sus pensiones son mayores de 65 años, y que son obligados a ir a los Tribunales Federales, para que reclamen judicialmente sus derechos a sus pensiones. “De la Junta Federal que está en Morelos, el 85 por ciento de las demandas son en contra del Seguro Social”, señaló.
“Los trabajadores mueren y las viudas tienen que seguir con la demanda, y entonces el procedimiento se alarga, el reclamo es que el delegado cumpla con su obligación”. El jurista lamentó que este hecho afecte a miles de familias de los jubilados morelenses, “como no le dan sus pensiones tampoco les dan atención médica, y se convierte en un gran problema. He recibido cuando menos 48 llamadas de personas que piden auxilio, porque el delegado Manuel Abe no los quiere recibir, o algunos no pueden moverse de sus casas porque no pueden caminar o no tienen dinero para trasladarse a reclamar sus pensiones”.
El abogado -durante la entrevista- recordó que desde hace tres años el delegado del Seguro Social de este estado comenzó a retener las pensiones sin justificación alguna. “El presidente de la Junta de Federal de Conciliación y Arbitraje le pidió incluso que atienda adecuadamente a los solicitantes de pensiones para que no saturen los Tribunales Laborales”, explicó el abogado, sin embargo el delegado no respondió a la petición.
Por ultimo, el jurista Juan Juárez Rivas, dijo a Los Ángeles Press, que “cuando el jubilado acude al Tribunal y gana, el Seguro Social se va al amparo y después de un año el Seguro Social pierde el amparo, y esto es sólo para prolongar la agonía de los jubilados y sus familias. Se trata de una violación a los Derechos Humanos de ellos”.
- See more at: http://www.losangelespress.org/abogado-denuncia-a-delegado-del-imss-por-retener-pensiones-de-jubilados-en-morelos/#sthash.FJb94rIh.loyxNniC.dpuf
Por Arturo León Hidalgo
CUERNAVACA, Morelos.- El presidente del Colegio Morelense de Abogados, Juan Juárez Rivas denunció al delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social de Morelos, (IMSS) Manuel Abe Almada, por retener las pensiones a más de 10 mil jubilados del Estado.
Además Juárez Rivas se refirió al delegado como “una persona prepotente, se cree el dueño del IMSS, y yo he tratado de hablar con él y me cierra la puerta y está custodiado por policías No recibe a nadie, no resuelve nada y los problemas se agudizan”.
El abogado Juan Juárez explicó que la mayoría de los afectados que no reciben sus pensiones son mayores de 65 años, y que son obligados a ir a los Tribunales Federales, para que reclamen judicialmente sus derechos a sus pensiones. “De la Junta Federal que está en Morelos, el 85 por ciento de las demandas son en contra del Seguro Social”, señaló.
“Los trabajadores mueren y las viudas tienen que seguir con la demanda, y entonces el procedimiento se alarga, el reclamo es que el delegado cumpla con su obligación”. El jurista lamentó que este hecho afecte a miles de familias de los jubilados morelenses, “como no le dan sus pensiones tampoco les dan atención médica, y se convierte en un gran problema. He recibido cuando menos 48 llamadas de personas que piden auxilio, porque el delegado Manuel Abe no los quiere recibir, o algunos no pueden moverse de sus casas porque no pueden caminar o no tienen dinero para trasladarse a reclamar sus pensiones”.
El abogado -durante la entrevista- recordó que desde hace tres años el delegado del Seguro Social de este estado comenzó a retener las pensiones sin justificación alguna. “El presidente de la Junta de Federal de Conciliación y Arbitraje le pidió incluso que atienda adecuadamente a los solicitantes de pensiones para que no saturen los Tribunales Laborales”, explicó el abogado, sin embargo el delegado no respondió a la petición.
Por ultimo, el jurista Juan Juárez Rivas, dijo a Los Ángeles Press, que “cuando el jubilado acude al Tribunal y gana, el Seguro Social se va al amparo y después de un año el Seguro Social pierde el amparo, y esto es sólo para prolongar la agonía de los jubilados y sus familias. Se trata de una violación a los Derechos Humanos de ellos”.
- See more at: http://www.losangelespress.org/abogado-denuncia-a-delegado-del-imss-por-retener-pensiones-de-jubilados-en-morelos/#sthash.FJb94rIh.loyxNniC.dpuf El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete de sus hijos, que en conjunto representan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un egreso de más de un millón 700 mil pesos al año.
Una investigación realizada por EL UNIVERSAL revela que Vallejo Barragán tiene a tres de sus hijos en nómina; el tesorero del sindicato a dos, y el secretario de Conflictos a otros dos, todos con un sueldo que va de los 15 a los 30 mil pesos mensuales.
Pero esta costumbre de incluir a familiares en la nómina del IMSS y convertirlos en “comisionados” no es nueva, corresponde a las mismas prácticas del antecesor de Vallejo, Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien mantuvo por años en la nómina a una docena de familiares directos. 
Altos sueldos y prestaciones
El actual secretario general del SNTSS, Manuel Vallejo Barragán, tiene a tres de sus hijos en la nómina de la institución, “comisionados” a labores sindicales, es decir, no necesitan cubrir una jornada laboral para ganarse un sueldo y acumular antigüedad.
Ellos son Manuel, Clara y Margarita Vallejo Cisneros, con sueldos mensuales de 16 mil 313 pesos para el primero, y de 15 mil 801 pesos para cada una de las mujeres.
Entre otras prestaciones, los hijos del sindicalista reciben primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año equivalente a tres meses de sueldo, 16 días hábiles de vacaciones, fondo de ahorro, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y pago de guardería. Además, generan antigüedad, lo que los llevará a tener jubilación vitalicia.
El ingreso más reciente es el de Margarita, de 19 años, que dio alta hace poco más de nueve meses —16 de diciembre de 2013—, y que en este lapso ya fue nombrada “Jefe de Oficina A” en los edificios centrales, y comisionada sindical. Su matrícula de empleada es la 98386419.
Esto a pesar de que la joven no reúne el perfil necesario para el puesto gremial, porque no fue elegida por sus compañeros, sino por designación directa, acusa José Arturo Calva Pérez, fundador de la Coordinadora Nacional en Defensa de los Derechos Humanos de los Trabajadores Activos y Jubilados de la Seguridad Social.
Otra hija comisionada del líder sindical es Clara, de 31 años, tiene cinco años y nueve meses de antigüedad —alta el 19 de diciembre de 2008—, con matrícula de empleada 99183207. Es jefa de oficina en el estado de Morelos, de donde es originario su padre.
Manuel, hijo del líder, tiene alta como abogado y también está comisionado en Morelos. Su puesto es “Abogado 80”, tiene 28 años y entró al IMSS en febrero de 2011.
Según consta en documentos en poder de EL UNIVERSAL, este modelo de protección familiar también lo aplican otros dirigentes del sindicato, como el biólogo Eduardo Barrera Romero, secretario Tesorero del gremio. Él tiene a dos hijos en la nómina del IMSS como comisionados: Eduardo y Daniel Barrera Arambarri.
Daniel, además de ser comisionado del IMSS, ostenta un cargo de digitalizador y supervisor de control de calidad de archivos sonoros en la Fonoteca Nacional, que pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); es decir, tiene dos salarios de puestos públicos.
Consultado por este diario, el joven aceptó trabajar en el IMSS y ser comisionado del SNTSS. “Yo sí me desempeño en ese lugar”, expresó, aunque no pudo explicar cuáles son sus funciones como comisionado.
Calva Pérez aseguró que es una práctica común de los funcionarios sindicales ingresar a sus familiares y comisionarlos, aunque éstos no realicen ninguna actividad en el SNTSS.
“Ingresar a familiares y comisionarlos al sindicato es abuso de poder en perjuicio de la institución y del erario, ya que no tienen ninguna actividad a cargo en el sindicato y el sueldo que perciben es por una actividad laboral de acuerdo a las características del puesto”, acusa.
Daniel y su hermano están en la categoría “N60 Coordinador Técnico A”, con un ingreso mensual de 32 mil 16 pesos cada uno. Entre sus prestaciones está la ayuda para el pago de renta de casa, estímulos por asistencia y puntualidad, apoyo para despensa, primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y fondo de ahorro.
Otro de los líderes de la cúpula sindical del SNTSS es el químico Adolfo Pineda Díaz, quien se desempeña como secretario de Conflictos. Tiene a dos hijos, Juan Adolfo y Juan Jesús Pineda Villanueva, dentro de la nómina del IMSS y con cargos de comisionados sindicales. Ambos perciben un sueldo de 15 mil 801 pesos.
Este diario solicitó entrevista con el líder del sindicato Manuel Vallejo, pero hasta el cierre de esta edición no fue concedida. 
El aprendiz y el maestro
De acuerdo con documentos recabados por Calva Pérez, hasta 12 familiares directos de Valdemar Gutiérrez —antecesor y maestro de Manuel Vallejo— pasaron de ostentar sueldos de 3 mil pesos mensuales a salarios de más de 30 mil pesos, sin haber hecho exámenes pertinentes ni tener el perfil requerido para sus cargos.
Por ejemplo, una hermana de Valdemar, Silvia Gutiérrez Fragoso, ocupa una plaza como Coordinadora de Programas categoría N57, por la que percibe un sueldo de 27 mil 846 pesos; antes era enfermera y recibía 7 mil 612 pesos. 
En nómina también están otros siete hermanos: Óscar, Sergio, Rosa María, Verónica, Jaime, César y Arturo Gutiérrez Fragoso, así como siete cuñados, todos de apellidos Botello Amante. 
Valdemar también aseguró a dos hijos, uno de ellos era Ariel Gutiérrez Botello, fallecido en 2009. Por su muerte se generó una pensión que cobra su mamá —de 20 mil 800 pesos— con el cargo de médico familiar. Pero, según documentos de la Coordinadora, en vida el joven era estudiante, no médico titulado, y tenía una plaza de auxiliar de oficina, de 2 mil 641 pesos. Además, según su acta de defunción, no era soltero. “Entonces es un doble fraude: porque está el reconocimiento de que no era doctor y que existe una beneficiaria, la esposa, a la cual se le está violando el derecho de recibir una pensión”, considera Calva Pérez. 
El otro hijo del dirigente declarado médicamente incapacitado es Valdemar Gutiérrez Botello, que está en la nómina con la categoría más alta —N63— y gana cerca de 35 mil pesos al mes, cuando antes percibía 5 mil 283 pesos. 
Los dos ‘camaleones’
Manuel Vallejo Barragán fue secretario particular y secretario del Trabajo durante la gestión de Valdemar Gutiérrez —2006 a 2012—, fue un incondicional que siempre le dio su apoyo, sobre todo cuando el líder sindical amplió el periodo de su dirigencia de cuatro a seis años y cambió los estatutos para poder reelegirse, prologando su liderato hasta 2018.
También apoyó a su líder en 2009, cuando éste decidió dejar su militancia en el PRI para irse al PAN y obtener una diputación. En marzo de 2012 lo volvió a hacer, cuando Valdemar le dio su respaldo a la entonces candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota.
Pero en la segunda mitad de 2012, cuando el PRI recuperó la Presidencia y Valdemar quedó médicamente incapacitado tras una serie de infartos, Vallejo tomó el control del sindicato por herencia de su ex jefe y asumió el cargo de secretario general el 14 de octubre de 2012.
Al tomar el poder, Vallejo Barragán siguió los pasos de Valdemar y empezó a realinear sus intereses. A mediados de 2013, el doctor se afilió al tricolor y expresó: “Mi afiliación al PRI es un acto de absoluta convicción. Creo en el liderazgo de este gran partido, comparto sus principios de justicia social y su defensa inquebrantable de los derechos laborales de la base trabajadora”. 
La nueva cara priísta del líder sindical vino acompañada de una estrategia de represión, denunciaron trabajadores disidentes del IMSS. En mayo pasado mostraron documentos donde el secretario del Exterior del SNTSS, Luis Alonso Barragán, pedía a los secretarios de las secciones sindicales que indagaran las preferencias partidarias de los trabajadores. 
Ismael Bautista, líder de la organización disidente Movimiento Nacional de Trabajadores del IMSS, acusó que así como ahora Vallejo ofrece el sindicato al PRI, en el sexenio pasado Valdemar ofertó al PAN de Felipe Calderón el voto de los sindicalizados, a cambio de que lo apoyaran en la reelección de su dirigencia. 
Gastos sin comprobar
Las finanzas del IMSS agonizan. Eso lo sabe la dirigencia sindical que, pese a las explicaciones del instituto, no repara en solicitar diversos incrementos que, en gran parte, van a parar a sus cuentas sin necesidad de transparentarlos.
Una lectura de los pliegos petitorios del periodo 2004-2013, obtenidos con base en la ley de transparencia, muestran cómo el IMSS ha autorizado casi todo lo que el SNTSS le ha solicitado, aun en contra de sus finanzas.
Un ejemplo es que mientras en 2010 le transfirieron 10 millones de pesos para reconocimiento al personal, el año pasado la bolsa alcanzó los 16 millones de pesos y los apoyos para acción deportiva pasaron de 14 a 21 millones.
A pesar de que estos recursos provienen del erario público, el sindicato no tiene la obligación de entregar comprobantes o facturas de los gastos, sólo está obligado a emitir una constancia de recibo, según respondió la Unidad de Enlace del IMSS a una petición de información realizada por este diario en junio pasado.
“De acuerdo al procedimiento para el trámite de pago de prestaciones de carácter económico al SNTSS, para recibir los importes que se señalan en las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo, el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social emite un ‘recibo de pago’ en hoja membretada firmado por el secretario general y el tesorero [del sindicato]”, contestó el IMSS.
El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete de sus hijos, que en conjunto representan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un egreso de más de un millón 700 mil pesos al año.
Una investigación realizada por EL UNIVERSAL revela que Vallejo Barragán tiene a tres de sus hijos en nómina; el tesorero del sindicato a dos, y el secretario de Conflictos a otros dos, todos con un sueldo que va de los 15 a los 30 mil pesos mensuales.
Pero esta costumbre de incluir a familiares en la nómina del IMSS y convertirlos en “comisionados” no es nueva, corresponde a las mismas prácticas del antecesor de Vallejo, Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien mantuvo por años en la nómina a una docena de familiares directos. 
Altos sueldos y prestaciones
El actual secretario general del SNTSS, Manuel Vallejo Barragán, tiene a tres de sus hijos en la nómina de la institución, “comisionados” a labores sindicales, es decir, no necesitan cubrir una jornada laboral para ganarse un sueldo y acumular antigüedad.
Ellos son Manuel, Clara y Margarita Vallejo Cisneros, con sueldos mensuales de 16 mil 313 pesos para el primero, y de 15 mil 801 pesos para cada una de las mujeres.
Entre otras prestaciones, los hijos del sindicalista reciben primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año equivalente a tres meses de sueldo, 16 días hábiles de vacaciones, fondo de ahorro, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y pago de guardería. Además, generan antigüedad, lo que los llevará a tener jubilación vitalicia.
El ingreso más reciente es el de Margarita, de 19 años, que dio alta hace poco más de nueve meses —16 de diciembre de 2013—, y que en este lapso ya fue nombrada “Jefe de Oficina A” en los edificios centrales, y comisionada sindical. Su matrícula de empleada es la 98386419.
Esto a pesar de que la joven no reúne el perfil necesario para el puesto gremial, porque no fue elegida por sus compañeros, sino por designación directa, acusa José Arturo Calva Pérez, fundador de la Coordinadora Nacional en Defensa de los Derechos Humanos de los Trabajadores Activos y Jubilados de la Seguridad Social.
Otra hija comisionada del líder sindical es Clara, de 31 años, tiene cinco años y nueve meses de antigüedad —alta el 19 de diciembre de 2008—, con matrícula de empleada 99183207. Es jefa de oficina en el estado de Morelos, de donde es originario su padre.
Manuel, hijo del líder, tiene alta como abogado y también está comisionado en Morelos. Su puesto es “Abogado 80”, tiene 28 años y entró al IMSS en febrero de 2011.
Según consta en documentos en poder de EL UNIVERSAL, este modelo de protección familiar también lo aplican otros dirigentes del sindicato, como el biólogo Eduardo Barrera Romero, secretario Tesorero del gremio. Él tiene a dos hijos en la nómina del IMSS como comisionados: Eduardo y Daniel Barrera Arambarri.
Daniel, además de ser comisionado del IMSS, ostenta un cargo de digitalizador y supervisor de control de calidad de archivos sonoros en la Fonoteca Nacional, que pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); es decir, tiene dos salarios de puestos públicos.
Consultado por este diario, el joven aceptó trabajar en el IMSS y ser comisionado del SNTSS. “Yo sí me desempeño en ese lugar”, expresó, aunque no pudo explicar cuáles son sus funciones como comisionado.
Calva Pérez aseguró que es una práctica común de los funcionarios sindicales ingresar a sus familiares y comisionarlos, aunque éstos no realicen ninguna actividad en el SNTSS.
“Ingresar a familiares y comisionarlos al sindicato es abuso de poder en perjuicio de la institución y del erario, ya que no tienen ninguna actividad a cargo en el sindicato y el sueldo que perciben es por una actividad laboral de acuerdo a las características del puesto”, acusa.
Daniel y su hermano están en la categoría “N60 Coordinador Técnico A”, con un ingreso mensual de 32 mil 16 pesos cada uno. Entre sus prestaciones está la ayuda para el pago de renta de casa, estímulos por asistencia y puntualidad, apoyo para despensa, primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y fondo de ahorro.
Otro de los líderes de la cúpula sindical del SNTSS es el químico Adolfo Pineda Díaz, quien se desempeña como secretario de Conflictos. Tiene a dos hijos, Juan Adolfo y Juan Jesús Pineda Villanueva, dentro de la nómina del IMSS y con cargos de comisionados sindicales. Ambos perciben un sueldo de 15 mil 801 pesos.
Este diario solicitó entrevista con el líder del sindicato Manuel Vallejo, pero hasta el cierre de esta edición no fue concedida. 
El aprendiz y el maestro
De acuerdo con documentos recabados por Calva Pérez, hasta 12 familiares directos de Valdemar Gutiérrez —antecesor y maestro de Manuel Vallejo— pasaron de ostentar sueldos de 3 mil pesos mensuales a salarios de más de 30 mil pesos, sin haber hecho exámenes pertinentes ni tener el perfil requerido para sus cargos.
Por ejemplo, una hermana de Valdemar, Silvia Gutiérrez Fragoso, ocupa una plaza como Coordinadora de Programas categoría N57, por la que percibe un sueldo de 27 mil 846 pesos; antes era enfermera y recibía 7 mil 612 pesos. 
En nómina también están otros siete hermanos: Óscar, Sergio, Rosa María, Verónica, Jaime, César y Arturo Gutiérrez Fragoso, así como siete cuñados, todos de apellidos Botello Amante. 
Valdemar también aseguró a dos hijos, uno de ellos era Ariel Gutiérrez Botello, fallecido en 2009. Por su muerte se generó una pensión que cobra su mamá —de 20 mil 800 pesos— con el cargo de médico familiar. Pero, según documentos de la Coordinadora, en vida el joven era estudiante, no médico titulado, y tenía una plaza de auxiliar de oficina, de 2 mil 641 pesos. Además, según su acta de defunción, no era soltero. “Entonces es un doble fraude: porque está el reconocimiento de que no era doctor y que existe una beneficiaria, la esposa, a la cual se le está violando el derecho de recibir una pensión”, considera Calva Pérez. 
El otro hijo del dirigente declarado médicamente incapacitado es Valdemar Gutiérrez Botello, que está en la nómina con la categoría más alta —N63— y gana cerca de 35 mil pesos al mes, cuando antes percibía 5 mil 283 pesos. 
Los dos ‘camaleones’
Manuel Vallejo Barragán fue secretario particular y secretario del Trabajo durante la gestión de Valdemar Gutiérrez —2006 a 2012—, fue un incondicional que siempre le dio su apoyo, sobre todo cuando el líder sindical amplió el periodo de su dirigencia de cuatro a seis años y cambió los estatutos para poder reelegirse, prologando su liderato hasta 2018.
También apoyó a su líder en 2009, cuando éste decidió dejar su militancia en el PRI para irse al PAN y obtener una diputación. En marzo de 2012 lo volvió a hacer, cuando Valdemar le dio su respaldo a la entonces candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota.
Pero en la segunda mitad de 2012, cuando el PRI recuperó la Presidencia y Valdemar quedó médicamente incapacitado tras una serie de infartos, Vallejo tomó el control del sindicato por herencia de su ex jefe y asumió el cargo de secretario general el 14 de octubre de 2012.
Al tomar el poder, Vallejo Barragán siguió los pasos de Valdemar y empezó a realinear sus intereses. A mediados de 2013, el doctor se afilió al tricolor y expresó: “Mi afiliación al PRI es un acto de absoluta convicción. Creo en el liderazgo de este gran partido, comparto sus principios de justicia social y su defensa inquebrantable de los derechos laborales de la base trabajadora”. 
La nueva cara priísta del líder sindical vino acompañada de una estrategia de represión, denunciaron trabajadores disidentes del IMSS. En mayo pasado mostraron documentos donde el secretario del Exterior del SNTSS, Luis Alonso Barragán, pedía a los secretarios de las secciones sindicales que indagaran las preferencias partidarias de los trabajadores. 
Ismael Bautista, líder de la organización disidente Movimiento Nacional de Trabajadores del IMSS, acusó que así como ahora Vallejo ofrece el sindicato al PRI, en el sexenio pasado Valdemar ofertó al PAN de Felipe Calderón el voto de los sindicalizados, a cambio de que lo apoyaran en la reelección de su dirigencia. 
Gastos sin comprobar
Las finanzas del IMSS agonizan. Eso lo sabe la dirigencia sindical que, pese a las explicaciones del instituto, no repara en solicitar diversos incrementos que, en gran parte, van a parar a sus cuentas sin necesidad de transparentarlos.
Una lectura de los pliegos petitorios del periodo 2004-2013, obtenidos con base en la ley de transparencia, muestran cómo el IMSS ha autorizado casi todo lo que el SNTSS le ha solicitado, aun en contra de sus finanzas.
Un ejemplo es que mientras en 2010 le transfirieron 10 millones de pesos para reconocimiento al personal, el año pasado la bolsa alcanzó los 16 millones de pesos y los apoyos para acción deportiva pasaron de 14 a 21 millones.
A pesar de que estos recursos provienen del erario público, el sindicato no tiene la obligación de entregar comprobantes o facturas de los gastos, sólo está obligado a emitir una constancia de recibo, según respondió la Unidad de Enlace del IMSS a una petición de información realizada por este diario en junio pasado.
“De acuerdo al procedimiento para el trámite de pago de prestaciones de carácter económico al SNTSS, para recibir los importes que se señalan en las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo, el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social emite un ‘recibo de pago’ en hoja membretada firmado por el secretario general y el tesorero [del sindicato]”, contestó el IMSS.
El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Manuel Vallejo Barragán, y dos de sus secretarios gremiales mantienen en nómina y como comisionados a siete de sus hijos, que en conjunto representan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un egreso de más de un millón 700 mil pesos al año.
Una investigación realizada por EL UNIVERSAL revela que Vallejo Barragán tiene a tres de sus hijos en nómina; el tesorero del sindicato a dos, y el secretario de Conflictos a otros dos, todos con un sueldo que va de los 15 a los 30 mil pesos mensuales.
Pero esta costumbre de incluir a familiares en la nómina del IMSS y convertirlos en “comisionados” no es nueva, corresponde a las mismas prácticas del antecesor de Vallejo, Valdemar Gutiérrez Fragoso, quien mantuvo por años en la nómina a una docena de familiares directos. 
Altos sueldos y prestaciones
El actual secretario general del SNTSS, Manuel Vallejo Barragán, tiene a tres de sus hijos en la nómina de la institución, “comisionados” a labores sindicales, es decir, no necesitan cubrir una jornada laboral para ganarse un sueldo y acumular antigüedad.
Ellos son Manuel, Clara y Margarita Vallejo Cisneros, con sueldos mensuales de 16 mil 313 pesos para el primero, y de 15 mil 801 pesos para cada una de las mujeres.
Entre otras prestaciones, los hijos del sindicalista reciben primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año equivalente a tres meses de sueldo, 16 días hábiles de vacaciones, fondo de ahorro, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y pago de guardería. Además, generan antigüedad, lo que los llevará a tener jubilación vitalicia.
El ingreso más reciente es el de Margarita, de 19 años, que dio alta hace poco más de nueve meses —16 de diciembre de 2013—, y que en este lapso ya fue nombrada “Jefe de Oficina A” en los edificios centrales, y comisionada sindical. Su matrícula de empleada es la 98386419.
Esto a pesar de que la joven no reúne el perfil necesario para el puesto gremial, porque no fue elegida por sus compañeros, sino por designación directa, acusa José Arturo Calva Pérez, fundador de la Coordinadora Nacional en Defensa de los Derechos Humanos de los Trabajadores Activos y Jubilados de la Seguridad Social.
Otra hija comisionada del líder sindical es Clara, de 31 años, tiene cinco años y nueve meses de antigüedad —alta el 19 de diciembre de 2008—, con matrícula de empleada 99183207. Es jefa de oficina en el estado de Morelos, de donde es originario su padre.
Manuel, hijo del líder, tiene alta como abogado y también está comisionado en Morelos. Su puesto es “Abogado 80”, tiene 28 años y entró al IMSS en febrero de 2011.
Según consta en documentos en poder de EL UNIVERSAL, este modelo de protección familiar también lo aplican otros dirigentes del sindicato, como el biólogo Eduardo Barrera Romero, secretario Tesorero del gremio. Él tiene a dos hijos en la nómina del IMSS como comisionados: Eduardo y Daniel Barrera Arambarri.
Daniel, además de ser comisionado del IMSS, ostenta un cargo de digitalizador y supervisor de control de calidad de archivos sonoros en la Fonoteca Nacional, que pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta); es decir, tiene dos salarios de puestos públicos.
Consultado por este diario, el joven aceptó trabajar en el IMSS y ser comisionado del SNTSS. “Yo sí me desempeño en ese lugar”, expresó, aunque no pudo explicar cuáles son sus funciones como comisionado.
Calva Pérez aseguró que es una práctica común de los funcionarios sindicales ingresar a sus familiares y comisionarlos, aunque éstos no realicen ninguna actividad en el SNTSS.
“Ingresar a familiares y comisionarlos al sindicato es abuso de poder en perjuicio de la institución y del erario, ya que no tienen ninguna actividad a cargo en el sindicato y el sueldo que perciben es por una actividad laboral de acuerdo a las características del puesto”, acusa.
Daniel y su hermano están en la categoría “N60 Coordinador Técnico A”, con un ingreso mensual de 32 mil 16 pesos cada uno. Entre sus prestaciones está la ayuda para el pago de renta de casa, estímulos por asistencia y puntualidad, apoyo para despensa, primas vacacional y de antigüedad, gratificación de fin de año, ayuda para actividades culturales y recreativas, Infonavit-Fovissste y fondo de ahorro.
Otro de los líderes de la cúpula sindical del SNTSS es el químico Adolfo Pineda Díaz, quien se desempeña como secretario de Conflictos. Tiene a dos hijos, Juan Adolfo y Juan Jesús Pineda Villanueva, dentro de la nómina del IMSS y con cargos de comisionados sindicales. Ambos perciben un sueldo de 15 mil 801 pesos.
Este diario solicitó entrevista con el líder del sindicato Manuel Vallejo, pero hasta el cierre de esta edición no fue concedida. 
El aprendiz y el maestro
De acuerdo con documentos recabados por Calva Pérez, hasta 12 familiares directos de Valdemar Gutiérrez —antecesor y maestro de Manuel Vallejo— pasaron de ostentar sueldos de 3 mil pesos mensuales a salarios de más de 30 mil pesos, sin haber hecho exámenes pertinentes ni tener el perfil requerido para sus cargos.
Por ejemplo, una hermana de Valdemar, Silvia Gutiérrez Fragoso, ocupa una plaza como Coordinadora de Programas categoría N57, por la que percibe un sueldo de 27 mil 846 pesos; antes era enfermera y recibía 7 mil 612 pesos. 
En nómina también están otros siete hermanos: Óscar, Sergio, Rosa María, Verónica, Jaime, César y Arturo Gutiérrez Fragoso, así como siete cuñados, todos de apellidos Botello Amante. 
Valdemar también aseguró a dos hijos, uno de ellos era Ariel Gutiérrez Botello, fallecido en 2009. Por su muerte se generó una pensión que cobra su mamá —de 20 mil 800 pesos— con el cargo de médico familiar. Pero, según documentos de la Coordinadora, en vida el joven era estudiante, no médico titulado, y tenía una plaza de auxiliar de oficina, de 2 mil 641 pesos. Además, según su acta de defunción, no era soltero. “Entonces es un doble fraude: porque está el reconocimiento de que no era doctor y que existe una beneficiaria, la esposa, a la cual se le está violando el derecho de recibir una pensión”, considera Calva Pérez. 
El otro hijo del dirigente declarado médicamente incapacitado es Valdemar Gutiérrez Botello, que está en la nómina con la categoría más alta —N63— y gana cerca de 35 mil pesos al mes, cuando antes percibía 5 mil 283 pesos. 
Los dos ‘camaleones’
Manuel Vallejo Barragán fue secretario particular y secretario del Trabajo durante la gestión de Valdemar Gutiérrez —2006 a 2012—, fue un incondicional que siempre le dio su apoyo, sobre todo cuando el líder sindical amplió el periodo de su dirigencia de cuatro a seis años y cambió los estatutos para poder reelegirse, prologando su liderato hasta 2018.
También apoyó a su líder en 2009, cuando éste decidió dejar su militancia en el PRI para irse al PAN y obtener una diputación. En marzo de 2012 lo volvió a hacer, cuando Valdemar le dio su respaldo a la entonces candidata del PAN a la Presidencia, Josefina Vázquez Mota.
Pero en la segunda mitad de 2012, cuando el PRI recuperó la Presidencia y Valdemar quedó médicamente incapacitado tras una serie de infartos, Vallejo tomó el control del sindicato por herencia de su ex jefe y asumió el cargo de secretario general el 14 de octubre de 2012.
Al tomar el poder, Vallejo Barragán siguió los pasos de Valdemar y empezó a realinear sus intereses. A mediados de 2013, el doctor se afilió al tricolor y expresó: “Mi afiliación al PRI es un acto de absoluta convicción. Creo en el liderazgo de este gran partido, comparto sus principios de justicia social y su defensa inquebrantable de los derechos laborales de la base trabajadora”. 
La nueva cara priísta del líder sindical vino acompañada de una estrategia de represión, denunciaron trabajadores disidentes del IMSS. En mayo pasado mostraron documentos donde el secretario del Exterior del SNTSS, Luis Alonso Barragán, pedía a los secretarios de las secciones sindicales que indagaran las preferencias partidarias de los trabajadores. 
Ismael Bautista, líder de la organización disidente Movimiento Nacional de Trabajadores del IMSS, acusó que así como ahora Vallejo ofrece el sindicato al PRI, en el sexenio pasado Valdemar ofertó al PAN de Felipe Calderón el voto de los sindicalizados, a cambio de que lo apoyaran en la reelección de su dirigencia. 
Gastos sin comprobar
Las finanzas del IMSS agonizan. Eso lo sabe la dirigencia sindical que, pese a las explicaciones del instituto, no repara en solicitar diversos incrementos que, en gran parte, van a parar a sus cuentas sin necesidad de transparentarlos.
Una lectura de los pliegos petitorios del periodo 2004-2013, obtenidos con base en la ley de transparencia, muestran cómo el IMSS ha autorizado casi todo lo que el SNTSS le ha solicitado, aun en contra de sus finanzas.
Un ejemplo es que mientras en 2010 le transfirieron 10 millones de pesos para reconocimiento al personal, el año pasado la bolsa alcanzó los 16 millones de pesos y los apoyos para acción deportiva pasaron de 14 a 21 millones.
A pesar de que estos recursos provienen del erario público, el sindicato no tiene la obligación de entregar comprobantes o facturas de los gastos, sólo está obligado a emitir una constancia de recibo, según respondió la Unidad de Enlace del IMSS a una petición de información realizada por este diario en junio pasado.
“De acuerdo al procedimiento para el trámite de pago de prestaciones de carácter económico al SNTSS, para recibir los importes que se señalan en las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo, el Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social emite un ‘recibo de pago’ en hoja membretada firmado por el secretario general y el tesorero [del sindicato]”, contestó el IMSS.

No hay comentarios.: