Valle de Chalco convertido en un gigantesco dormitorio

martes, 22 de diciembre de 2009

El pelele de Álvaro Obregón

Por Adrián Rueda
Viernes 18 Diciembre,la razón A principios de año, en una reunión nocturna en casa de René Bejarano, su encuestador estrella arregló que el nombre de Eduardo Santillán apareciera como el mejor posicionado en Álvaro Obregón para jefe delegacional. Lalito, como todo el mundo llama al funcionario, había sido la sugerencia del delegado con licencia Leonel> Luna para sucederlo, pues era la pieza más débil y manejable de su equipo. Y Leonel no se equivocó… El hoy diputado local se da tiempo para jugar con doble cachucha; por la mañana legisla y por la noche muy noche, por cierto gobierna la delegación; adentro lo consideran el patrón. Para nadie es un secreto que Santillán, quien cobra como delegado, no decide nada, al grado de que líderes de organizaciones ya dijeron que de plano no quieren tratar con él. Al filo de la medianoche directores de área y funcionarios delegacionales esperan la llegada de Luna para recibir instrucciones sobre lo que hay que hacer en la demarcación. Sin el menor rubor, el legislador del PRD gira órdenes y regaña a los funcionarios como si fueran sus empleados, dejando a Lalito como una pieza de adorno. Tan insignificante es para el equipo el delegado que Gustavo Figueroa, director de Jurídico y Gobierno, asegura que en cualquier momento podría tomar el lugar de Lalito, quien sería el Juanito de la Álvaro Obregón. A Figueroa se le ha visto en la curul de Luna en días de sesión, para pedirle línea sobre lo que hay que hacer; lo ha acompañado incluso Enrique Muñoz, director de Servicios Urbanos y esposo de la ex delegada Leticia Robles, que sigue engordando la cartera. Luna ejerce un férreo control en la delegación, colocando incluso a familiares, como su primo Mauricio Olivares, director general de Desarrollo Social. No pasa desapercibido el nombramiento de Teresa Robles como directora de Atención a Grupos Vulnerables, quien a pesar de ser hermana de Leticia tiene más cercanía con Luna. De lo poco que Lalito puede autorizar es, por ejemplo, que “Meche”, la mascota que Silvia Polo lleva desde hace dos años a la delegación, siga orinando el mobiliario, pero ahora acompañada por otros dos perros. La dueña de las mascotas, demandada por falsificación de documentos, tiene auto, oficina y sueldo que cobra con el nombre de su cuñada Luz María Rodríguez, según denuncia ante la Contraloría del DF.

No hay comentarios.: