Valle de Chalco convertido en un gigantesco dormitorio

sábado, 4 de junio de 2011

LOS CANDIDATOS PROMETEN LO QUE NO PUEDEN CUMPLIR

Por Ernesto Partida Pedroza
La clave para ganar una elección en México está en prometer hasta lo imposible, lo importante es llegar al poder, “después veremos como le hacemos para mantenernos”.
Cada seis años los políticos nos bajan la luna y las estrellas y los mexicanos les creemos como verdaderos niños y al poco tiempo nos decepcionamos por lo imposible de sus promesas, pasan otros seis años y se vuelve a repetir la historia, ¿Hasta cuándo?
Se promete escuelas de calidad, mejores policías para combatir la inseguridad, mejores hospitales para que todos puedan tener acceso a la salud, controles más exigentes para terminar con la corrupción, mejores carreteras, más refinerías, trenes bala, mejores aeropuertos, infraestructura para el mejor aprovechamiento del agua, etc.
Lo que nunca aclaran los políticos es de donde van a sacar los recursos para construir todo lo que prometen.
Para hacer todo eso se requiere de mucho dinero y la vía más sana es a través de los impuestos, pero se cuidan de pronunciar esa palabra, y cuando la mencionan es para prometer que no van a subir los impuestos.

Como no quieren correr el riesgo de perder el poder, los políticos recurren a la contratación de deuda para que los paguen las futuras generaciones.
Se ha dicho que el nivel de recaudación de impuestos es de aproximadamente del 20%, porcentaje insuficiente para hacer todo lo que prometen y que se requiere en el país.
El problema es que se nos da un trato de acreedores, como si nos debiera el estado todo lo que nos da.
Un acreedor es el que tiene el derecho para exigir el cumplimiento de alguna obligación, en este caso, del estado.
El acreedor es el que cobra por un servicio dado.
La mayor parte de los mexicanos no pagamos los impuestos que deberíamos pagar y aún así exigimos el cumplimiento de nuestros derechos por parte del estado, ¿De dónde?
Los mexicanos tenemos un buen pretexto para no pagar impuestos, Porque los políticos se los roban.
Eso es muy cierto, pero el problema está en que entregamos todo el poder a los políticos y no nos quedamos con algo para poder exigirles que cumplan con todas sus obligaciones.
Si realmente queremos un mejor país con servicios de primer mundo, necesitamos que todos paguemos por ellos, no existe otra forma.
Necesitamos ser tratados como deudores, no como acreedores.
Necesitamos volvernos más exigentes, pero para eso necesitamos cumplir con todas nuestras obligaciones y poder exigir nuestros derechos.
Actualmente recibimos un trato de niños por parte del gobierno, nos tratan de dar todo, pero eso nunca se logra porque realmente es imposible por la escasez de recursos.
A un niño se le da todos los recursos para que pueda sobrevivir y conforme va creciendo se le da menos para que el mismo se vaya ganando y de esa forma se vaya haciendo más independiente. Cuando llega a la adolescencia, es cada vez más independiente y cuando llega a la edad adulta ya es muy independiente, ya aporta para los demás.
A nivel de países, los países del tercer mundo no han madurado y están estancados en la edad infantil, Estados Unidos y Europa están en la adolescencia y los países que están en la edad adulta son Japón, china y la India.
Se ha criticado muy duramente a los chinos por la supuesta esclavitud, seguramente hay muchas injusticias, pero es el país que más ha crecido económicamente, en los últimos 20 años han salido de la pobreza extrema más de 200 millones de chinos, seguramente la historia dará una respuesta si valió la pena.
Uno de los signos de la edad adulta es que están dispuestos a “sacrificarse” por las próximas generaciones, eso hacen los adultos de los países de oriente.
¿Qué tendría que hacer nuestros políticos para darnos un trato de adultos?
Tendría que hacer un ejercicio de imaginación muy grande para pedirnos que paguemos impuestos sin mencionar la palabra “impuestos”.
Necesitamos abandonar el discurso de “Por el bien de todos, primero los pobres”
Necesitamos construir un discurso que lleve a los pobres a acceder a la riqueza y eso solo se puede hacer con una educación de calidad.
No hay pobre que no pueda dar algo por su país.
Hay miles de “discapacitados” que se ganan lo que tienen, ¿Por qué un pobre no?
Los políticos que usan el discurso de los pobres no hacen algo efectivo a favor de ellos, solo los usan para llegar al poder y mantenerse en él.
Es tiempo ya de madurar y dar y recibir un trato de adultos entre adultos.
Los niños y los adolecentes tienen su lugar: En el hogar y en la escuela.
Si el hogar y la escuela no ayudan a madurar a los niños y a los adolecentes, hay algo mal que está haciendo y habrá que actuar de inmediato, si no se hace, el país tampoco madurará.

No hay comentarios.: